Yolanda Moreno Cavazos y  Mauricio Audirac Camarena, profesores de tiempo completo del Departamento de Diseño de la Universidad de las Américas Puebla, como parte de su participación en el 6to. Foro de Diseño del Consejo Mexicano para la Acreditación de Programas de Diseño A. C., realizado en el Centro Universitario de la Costa en Puerto Vallarta, Jalisco, discutieron sobre la formación de los diseñadores y la relación con el ejercicio profesional.

Reunidos en el Foro de Diseño el evento de difusión y discusión académica de diseño más importante de México, los académicos UDLAP presentaron dos ponencias que giran en torno al perfil de egreso del estudiante de diseño y las habilidades y competencias profesionales necesarias para integrarse al ambiente laboral. La revisión curricular que se hace en el Departamento de Diseño, realizada cada seis años, la búsqueda de la re-acreditación otorgada por la COMAPROD, así como las actividades de la Mtra. Moreno como coordinadora prácticas profesionales, derivaron en un proceso de investigación sobre el cual se basan estas ponencias tituladas: “Las otras habilidades: el diseñador unicornio” y “En la búsqueda del Diseñador T”.

Estas ponencias mostraron el resultado del análisis sobre qué va a necesitar un egresado de diseño para triunfar en el mundo laboral. “En las prácticas profesionales tenemos mucha retroalimentación tanto por parte de los estudiantes como de las organizaciones donde trabajan acerca de cuáles son sus fuertes, sus áreas de oportunidad y las tendencias en la industria. Hicimos un análisis sobre estas tendencias, ya que el diseño es uno de los campos más dinámicos y de los que depende mucho de la tecnología y a partir de eso, hemos notando el cambio en las necesidades del perfil de un estudiante de diseño o animación” expresó la Mtra. Yolanda Moreno Cavazos.

Siguiendo la temática del congreso sobre el perfil de los diseñadores del siglo XXI, el Mtro. Mauricio Audirac Camarena expresó que parte del compromiso con su labor docente y con base en esta investigación, los resultados presentados en las dos ponencias servirán para “hacer que sea menos frustrante la incorporación de los estudiantes al campo laboral, reducir esa curva de aprendizaje y que ellos también sean conscientes de que habilidades se esperan de ellos, hablábamos sobre las hard y soft skills del diseñador T, término que funciona como una metáfora para describir las habilidades de las personas en un ambiente laboral. La barra vertical de la “T” representa el nivel de profundidad de aquellas habilidades y conocimientos propios de un campo en específico y la horizontal es la capacidad de poder colaborar con expertos de otras disciplinas y añadir valor a otras áreas de conocimiento fuera de nuestro campo de estudio”.
Por otro lado, la Mtra. Moreno complementó el tema diciendo: “En las investigaciones que se han hecho a nivel mundial se ha dado cuenta que los chicos vienen más preparados tecnológicamente, pero de alguna manera esas habilidades que no siempre se aprenden en la universidad vienen menos desarrolladas, tal como la capacidad de comunicarse verbalmente y por escrito, el liderazgo, el poder integrarte a un equipo”.

Finalmente, al reconocer la importancia de formar expertos en diseño y animación que cubran las demandas del mercado, los académicos presentaron una serie de propuestas en estas ponencias, ya que parte del enriquecimiento de su participación en este espacio es complementar la visión de los académicos que se reúnen. Entre estas propuestas se encuentran:

“Integrar este tipo de habilidades en clases que ya existen, evaluarlas y así el estudiante se da cuenta que es importante, ese sería el nivel más básico, el siguiente nivel sería realizar cursos y talleres que desarrollen este tipo de habilidades, y en el nivel más avanzado es ver a nivel curricular cuales de estos cursos se pueden hacer parte del plan de estudios” explicó la Mtra. Yolanda Moreno.

“Que haya pláticas donde venga gente de la industria con los estudiantes para que ellos vean que es lo que está esperando el empleador y que no tengan ese shock, porque algo muy interesante es que cuando un estudiante de 22 años se integra a una oficina hay varias generaciones. Todo esto es un poco hacerles conciencia que el trabajo no se va a adaptar a ellos, sino que deben tener las habilidades para poderse adaptar a diferentes situaciones” concluyó el Mtro. Audirac.