En Puebla hay un total de 450 planteles que siguen sin recibir algún tipo de mantenimiento después de los sismos de septiembre de 2017, reconoció el titular de la Secretaría de Infraestructura, Juan Daniel Gámez Murillo.

Lo anterior se desprende durante su comparecencia ante los diputados de la comisión de Infraestructura del Congreso del Estado, donde no aclaró a qué municipios pertenecen estas escuelas que siguen sin tener mantenimiento, dejando en claro que no representan un riesgo para los alumnos. El funcionario explicó que después de los movimientos telúricos se detectaron un total de 2 mil escuelas dañadas, de las cuales se atendieron de manera inmediata en los últimos dos años y medio, un total mil 76 instituciones.

Mencionó que también se está esperando la publicación en el Periódico Oficial del Estado la eliminación del Organismo Público Descentralizado (OPD) CAPPCE, que se sumará a la dirección de estructura educativa que operará de forma gradual. Gámez Muriño mencionó que para mejorar la infraestructura de la zona metropolitana Puebla-Tlaxcala, se realizó la electrificación en alta tensión y obra complementaria en Avenida Las Torres.

El funcionario estatal mencionó que se realizó un programa de monitoreo de descargas de aguas residuales y afluentes de plantas tratadoras en los 22 municipios de la cuenca del Río Atoyac. El titular de la Secretaría de Infraestructura, explicó que se ampliaron 7 sistemas de alcantarillado, se construyeron 15 obras de drenaje sanitario, se creó una galería filtrante en beneficio de 12 mil habitantes de Venustiano Carranza, entre otros rubros.