En la calle de Álvaro Obregón No. 73 se encuentra lo que fue la última morada del poeta mexicano Ramón López Velarde.

Unos cuentan que fueron siete años los que él estuvo ahí y otros comentan que fueron tan solo 3 años.

Él muere a la edad de 33 años y le diagnostican neumonía.

Para celebrar su centenario, en el año de 1988, José Emilio Pacheco, Guillermo Sheridan y Hugo Hiriart, le piden a la entonces Jefa de Desarrollo Social del Departamento del Distrito Federal, Alejandra Moreno Toscano, convertir la casa en un Museo. Trabajaron arduamente para entonces hacer la conversión a Museo y fue Guillermo Sheridan y Hugo Hiriart los museógrafos del lugar.

El Departamento del Distrito Federal, en ese entonces al mando de Manuel Camacho Solís, adquirió dos bibliotecas, dos acervos bibliográficos, uno de Efraín Huerta y el otro de Salvador Novo, mismos que ahora se encuentran en la Casa del Poeta.