Integrantes de la organización “Nacer es mi derecho” se manifestaron frente a la Fiscalía General del Estado (FGE) para solicitar justicia en el caso de una adolescente de 14 años, a quien en 2016 le fue practicado un aborto por presión de sus padres.

En la protesta, la representante de la organización, Mariana Igartua, indicó que el médico que realizó el aborto tiene en su historial 11 casos, todos prácticados en una clínica de esta capital poblana.

Según su dicho, pese a la denuncia contra el doctor José N desde hace 3 años, a la fecha no se ha consignado la averiguación previa 71 / 2016/7DMZV-IV, en la cual no sólo se relata la historia de Paola Donají y su embarazo interrumpido a las 20 semanas,, la adolescente que motivó la manifestación.

Con pancartas en mano, un grupo de al menos 10 personas, todas mujeres, exigieron que personal de la FGE les diera una respuesta.

Ricardo Herrera, encargado de la Unidad Tradicional, salió a su encuentro y aseguró que el caso sería retomado para acelerar las averiguaciones correspondientes y darle seguimiento.

Ante esto, las quejosas, quienes mostraban en una lona la imagen del médico de referencia y hasta su número de cédula profesional, insistieron que se debe de castigar por ejercer una práctica que está tipificada como delito.

Aseguraron que esta información sobre los abortos ha sido sustentada por 6 enfermeras quienes han conformado la practica clandestina e ilegal.