Una creciente comunidad de "transhumanos" está empujando los límites de la tecnología para implantar chips e introducir mejoras en sus cuerpos.

Algunos buscan mejorar sus vidas, pero otros están llevando la ideología a autoimplantes que se parecen más al bricolaje que a la tendencia del "biohackeo".

El biohackeo se refiere a los esfuerzos de las personas para modificar su propia biología.

Para realizarlo, utilizan una variedad de medios que incluyen cambios de estilo de vida, cambios en su dieta y sobre todo, muchas cirugías.

También se conocen como "transhumanos".

"El transhumanismo se basa en la filosofía de que podemos y debemos mejorar la calidad de vida usando la tecnología ", señala una hacker británica conocida como Lepht.

Quien articuló los principios de este movimiento intelectual, que cuenta con partidarios y detractores en todo el mundo, fue el filósofo británico Max More.

En 1990 explicó que "los transhumanistas buscan la continuación y aceleración de la evolución de la vida inteligente más allá de su forma humana actual y sus limitaciones".

Y lo hacen a través de "la ciencia y la tecnología, guiados por principios y valores de la promoción de la vida".

Los biohackers, los considerados transhumanistas prácticos, realizan experimentos en su propio cuerpo para aplicar los avances de la ciencia y la tecnología.

Pero en la búsqueda de cuerpos inteligentes, ¿ cuáles son los límites y cuáles son las garantías médicas que deben considerarse?

Nota completa AQUÍ.