La detención de Karla N, agente de Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla, es un "foco rojo" para que la institución empiece una evaluación de los perfiles del personal para saber si son adecuados.

Así lo señaló, Brahim Zamora Salazar, integrante del Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr), quien consideró que el caso refleja que las designaciones de personal en los MP no son transparentes ni adecuados.

"Este es un caso emblemático, una agente del Ministerio Público está involucrada en un feminicidio" Por ello, insistió en que se tienen que generar los procesos para detectar los fallos y errores que están generando impunidad, además que debe haber mayor cuidado en la selección de personal que atiende a víctimas de violencia de género y desaparición de personas.

"Si vamos a empezar con que los propios criminales trabajan ahí mismo (en la FGE) y son los encargados de averiguar estos casos y tienen que venir fiscalias de otros estados a resolverlos, pues ya estamos bastantes perdidos, la Fiscalía en Puebla es una vergüenza", expresó.

En ese sentido, consideró que también es urgente la designación de un titular de la FGE que inicie una revisión de los indicadores de impacto de las capacitaciones que recibe el personal y que evalué su desempeño.

Tenía 3 meses laborando en FGE de Puebla.

Al respecto, la FGE señaló que la agente del Ministerio Público de Puebla, detenida por cometer un feminicidio en Tlaxcala, fue contratada hace tres meses al egresar del curso de formación de Agente del Ministerio Público concluido en julio pasado.

Refirió que Karla N. anteriormente fungía como oficial ministerial de la delegación de la Fiscalía General de la República (FGR) en Tlaxcala, sitio en el que también trabajaban su pareja sentimental David N. y la esposa de él, hallada sin vida. Aunque señaló que no tolerará actos fuera de la Ley por parte de personal de la institución, no precisó la revisión de su perfil o si acreditó un examen de control de confianza.