El carrito de café que mide apenas 1.20 metros se está convirtiendo en una sensación en Tehuacán, ya que su propietario Javier Alejandro Flores Olmos incomodó a la trasnacional Starbucks, por lo que fue retirado a las afueras del centro comercial El Paseo de Tehuacán.

Debido a la diversa y exquisita variedad de café, así como el concepto; Alejandro Flores se ha convertido en una sensación de las redes sociales.


El funcionamiento de este pequeño negocio comenzó hace 20 días, cuando decidió operar en la calle, al frente de El Paseo de Tehuacán; pero guardias de seguridad lo retiraron de ahí porque establecimientos se quejaron de quitarles clientes, principalmente de Starbucks.

Flores Olmos mencionó que estos señalamientos en un principio sí le molestaron, porque su pequeño carrito estaba a una cuadra de esta transnacional, además de que apenas se estaba haciendo de clientes, pero decidió retirarse y ahora colocarse en la parte de enfrente del centro comercial.

Mencionó que esta situación ha motivado a mostrarles a las personas lo que hace, que no solo es elaborar una taza de café, sino vender el arte de hacer café personalizado.

El emprendedor requirió de una preparación, así como años de práctica, pues desde hace 8 años se ha instruido como barista.

“Somos conceptos similares, pero no iguales, ellos son una empresa multinacional, que les permite tener un equipamiento, capacitación constante, cantidad de personal, instalaciones adecuadas para el confort y la preparación muy rápida de bebidas, la diferencia conmigo es que yo tengo el arte de preparar una taza de café ajustada a los gustos personales de cada una de las personas que acuden a consumirme”, señaló.

Ikigai, nombre de este modelo de negocio sobre ruedas similar a puestos de comida rápida, ofrece 24 tipos de café artesanales a sus clientes; y cuya elaboración se basa en agua y leche con costos de entre 15 a 40 pesos.

Alejandro Flores también ofrece una extensa variedad de café provenientes de la Sierra Negra de Tehuacán y de Oaxaca.

Mencionó que desconoce el actuar de los empresarios de Starbucks, porque realmente este nuevo concepto no es competencia para ellos, para empezar porque ellos abren a las 11:00 horas, cuando el empieza actividades a los 8:00 horas y se retira poco después de las 12:00, su preparado es artesanal y personalizado atendiendo el gusto de cada persona.

Asimismo porque esta transnacional puede preparar rápidamente el café por el equipo que tiene, mientras que el dado a la demanda que está teniendo, que antes era de alrededor de 5 cafés diarios, ahora son 60, tiene que en ocasiones hacer esperar a las personas hasta 30 minutos.

El empresario también admitió que por la cercanía de su casa, decidió establecerse al frente de Starbucks en Tehuacán, ya que hay una gran vialidad de peatones.

La popularidad de este carrito de café llegó hasta turistas de Querétaro, quienes se enteraron de esta situación en redes sociales y llegaron al municipio poblano para probar el café.