@avelezi 

(Entrega 2 de 2)

En #Urbent de la semana pasada, escribí la primera entrega de la Política Pública de Movilidad Activa y Pacificación de Tráfico que lleva a cabo la ciudad danesa de Odense, al ser tantas acciones, decidí dividirla en dos partes, para los que no tuvieron oportunidad de leer la primera, les dejo el link: https://bit.ly/2KCQ90f

• Tecnología y diseño

Siempre he pensado que la tecnología dentro de la movilidad, debe traer beneficios inmediatos a los ciudadanos, ya sea en seguridad, confort, medio , bienestar, calidad de vida o emociones, en Odense cómo ya lo platicábamos en la columna anterior, existen varios túneles para evitar barreras naturales o de infraestructura,.

Los túneles impiden tener desviaciones enormes, incluso son diseñados para cruce de fauna, en algunos casos cuentan con una iluminación de círculos que se prenden consecutivamente en concordancia con el trayecto y velocidad del ciclista, esto ahorra energía ya que sólo se activan al paso de los usuarios, y además dan ese distintivo divertido al “rodar” a nuestro lado como queriéndonos impulsar a seguir nuestro camino.

Por otro lado, cuentan con tecnología en controladores semafóricos, que, en conjunto con sensores de flujo ciclista, evitan que los ciclistas tengan que detenerse en las intersecciones, existen trayectos de hasta 9 kilómetros con cero paradas, y donde puede haberlas utilizan unos barandales de pie y mano para descansar ahí y no tener que iniciar el arranque desde el piso, que es lo que consume la mayor energía de un ciclista, también cuentan con sensores de lluvia que cuando esta se hace presente, cambia las fases semafóricas para dar preferencia a los ciclistas en ciertas intersecciones.

Existen múltiples displays que indican el número de ciclistas que han circulado por ese punto en el día y en el año, esto sirve para obtener información y evaluar resultados de la infraestructura instalada, pero también para mostrarlos a la sociedad.

En cuestión de diseño, en Copenhague por ejemplo, la vuelta a izquierda en intersecciones se tiene que hacer en 2 momentos: los ciclistas tienen que cruzar en línea recta hasta la siguiente esquina y esperar el verde en el semáforo para poder cruzar, en Odense en intersecciones pequeñas se cuenta con caja bici, lo que permite al ciclista colocarse a extrema izquierda por delante de los vehículos para poder girar en diagonal incorporándose al sentido del giro sin tener que volver a parar.

Por toda la ciudad existe señalización vial especial para personas en bici, el tamaño, altura e información es exclusiva para estos, ahí se indica la distancia kms y en minutos (bici) a ciertos destinos incluyendo por supuesto los lugares de interés, pero también las tiendas de conveniencia, de igual forma existen bebederos colocados estratégicamente para poderse hidratarse constantemente.

Los límites de velocidad en la ciudad están definidos por la distancia entre medidas de reducción de la misma.

Velocidad máxima de 45km/h cuando las medidas de reducción de velocidad se encuentran a una distancia 150m (por ejemplo una intersecciones con semáforos)

Velocidad máxima de 30km/h cuando las medidas de reducción de velocidad se encuentran a una distancia 75m

Velocidades máxima de 15km/h cuando las medidas de reducción de velocidad se encuentran a una distancia 50m

En horarios de entrada escolar 7:30am a 8:00am está prohibido el acceso vehicular y motociclista a las calles donde hay escuelas.

Y por último, en este tema del diseño, se dice que el lujo está en el detalle, además de que toda la infraestructura recibe constante mantenimiento e incluso en época de caída de nieve, se contempla el retirado de permanente de la misma en ciclovías y banquetas, algo que llama la atención es que las coladeras en la ciclovías, se recorrieron a la pared lateral de las banquetas para evitar esos desniveles molestos y peligrosos para los que rodamos.

• Campañas y Programas infantiles

Quise dejar este último punto por que creo que todo lo anterior (Infraestructura, tecnología y diseño) se complementan perfecto con la impartición de cultura vial en la ciudad, lo que hacen es simplemente impresionante, van desde regalar unos ganchos especialmente diseñados para que los ciclistas puedan colgar sus bolsas de las compras en las canastillas traseras, hasta incorporar el programa paseo a adultos mayores en cargo bikes, un programa de la asociación www.cyclingwithoutage.org que da momentos de calidad de vida a muchas personas que tienen poca oportunidad de salir de sus casas y además al ir en bici, tienen una convivencia con los voluntarios y se crean vínculos de amistad muy fuertes.

Lo que hacen con las niñas y niños de entre 6 y 12 años es simplemente espectacular, la primera actividad que hicimos cuando llegamos fue visitar una escuela, el clima era lluvioso y frío, pero los niños y niñas de 7 años con sus impermeables estaban listos para su clase voluntaria de habilidad ciclista, este es un estándar en todo Dinamarca y consisten 6 juegos para aprender pericia y habilidades en la bici. Aquí les describo algunos de los que más me gustaron.

Con al menos un adulto al centro, los pequeños ciclistas empiezan a rodar en círculo, el instructor, empieza a arrojarles pelotas de plástico, de estas que se usan en las albercas de pelotas, y los ciclistas tienen que evitarlas, no sólo mientras van en el aire hacia ellos si no las que se encuentran ya en el piso, lo que les desarrolla una enorme destreza visual y de habilidad al manubrio. Sí un niño es alcanzado por una pelota, tiene que detenerse, bajar de la bici y dar tres vueltas alrededor de la misma para poder volver a subir.

Otro juego consiste en que los niños y niñas se ponen un aro en el casco y tienen que rodar sin tirarlo, si se les cae, tienen que recogerlo y esperar a que los demás den una vuelta.

Otra cosa que me impresionó es que todas las bicis tienen un chip con ID único, y en diferentes puntos de la ciudad hay sensores que registran cuando estos chips pasan cerca, por tanto estos “check points” son utilizados para incentivar a los niños y niñas a colectarlos, de esta forma se hacen sorteos trimestrales para regalar premios como boletos de cine entre los que participaron, y a fin de año se premia a la escuela con más kilómetros recorridos en todo Dinamarca.

Cuando tienes la oportunidad de aprender pero sobre todo vivir la experiencia de una ciudad que ha implementado todas estas medidas como política pública, por un lado sientes impotencia y frustración por ver que estamos tan lejos, pero por otro lado, te da fuerzas para seguir impulsando este tipo de ciudades, de calidad de vida, de seguridad, de bienestar y de cambio de paradigma.


Recomendación de lectura:

Copenhagenize de Mikael Colville-Andersen: https://www.amazon.com.mx/s?k=copenhagenize&__mk_es_MX=ÅMÅŽÕÑ&ref=nb_sb_noss