La reportera Carmen Sánchez y el camarógrafo Raúl Arellano, de TV Azteca Puebla, fueron agredidos la noche del martes por policías federales, cuando cubrían el operativo de aprehensión de "El Ray", presunto líder de la plaza del Cártel Jalisco Nueva Generación en Morelos.

Los agentes insultaron y empujaron a los periodistas hasta desalojarlos de la zona de La Noria, al sur de la capital poblana, pese a que ambos se documentaban la información desde la vía pública y, según información de la televisora, a por lo menos cinco metros del lugar donde se desarrollaban los hechos.

En las imágenes disponibles en redes sociales, es posible ver cómo los uniformados intentan amedrentar a los periodistas, señalándoles que ya les habían pedido previamente que se fueran del sitio, al tiempo que propinan manotazos y empujones.

Esta es la cuarta agresión que se registra contra miembros de la prensa poblana en menos de un mes, luego que Mario Galeana, de 24 horas, fue involucrado por el Instituto Nacional Electoral (INE), en una investigación a causa de un tuit donde citaba palabras de Miguel Barbosa Huerta.

Igualmente, Josué Mota, de Milenio Puebla, fue llevado a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje por elementos de la Agencia Estatal de Investigación de la Fiscalía General del Estado (FGE), que no tiene injerencia en este tipo de casos.

Mientras tanto, Yéssica Ayala, de Diario Cambio, recibió insultos y comentarios misóginos de parte del vocero del Ayuntamiento de Izúcar de Matamoros, en represalia por la publicación de investigaciones periodísticas sobre la situación de inseguridad en la zona.

Ante estos hechos, la Red de Periodistas Puebla demandó que el gobierno de Puebla garantice las condiciones de seguridad, para que los reporteros de todos los tipos puedan realizar su labor informativa.