El gobierno de la República cerrará los 134 comedores comunitarios fijos que aún quedaban en el territorio poblano, una vez que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, decidió cancelar este programa.

De acuerdo con el informe de Presupuesto Ejercido en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en el último trimestre del 2018, en estos lugares se atendió –en promedio– a menos de una persona al año.

Esto, luego que la dependencia reportó haber tenido tan sólo 114 beneficiarios al corte del 30 de noviembre; de los cuales 62 se acercaron en áreas rurales y 52 lo hicieron en los comedores de espacios urbanos.

Pese a esta cantidad, Puebla se ubicó como la séptima ciudad con más población atendida, por debajo del Estado de México, Guerrero, Chiapas, Michoacán, Veracruz y Oaxaca.

Los comedores comunitarios de Puebla estaban distribuidos en un total de 44 municipios y según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), recibieron un presupuesto de 197 mil 408.12 pesos para operar.

Esta cifra fue cerca de cinco por ciento menor a los 207 mil 406 pesos que tuvo en 2017; sin embargo, las autoridades indicaron que la cantidad de espacios fue cerrándose a partir de la baja demanda que tenían.

Resalta que adicionalmente, Puebla contaba con cerca de 149 unidades móviles alimentarias habilitadas en coordinación con el gobierno estatal; pero la operación de éstas dejó de contar con posibilidad de seguimiento luego que fueron sacadas de circulación por la Secretaría de Desarrollo Social del estado para un presunto mantenimiento.

El 19 de abril del año pasado, el gobierno estatal aceptó que sólo 40 por ciento de sus unidades estaban en operación y aseguró que las que estaban en operación, habían sido enviadas, principalmente, a las zonas afectadas por el sismo del 19 de septiembre de 2017.