Daniela O, una joven de 23 años de edad que fue quemada viva durante una fiesta en Tlaxcala, fue trasladada un hospital en la Ciudad de Puebla para continuar el tratamiento a las heridas que le causó el fuego en 90% de su cuerpo.

En tanto, los agresores están prófugos de la justicia, mientras las autoridades siguen con las labores de investigación para dar con los hombres que rociaron de gasolina a la mujer y luego le prendieron fuego, el pasado  26 de mayo.

Los hechos se registraron en la localidad de Villareal perteneciente al Municipio de Terrenate. El día del incidente la víctima fue ingresada al Hospital Regional de Tzompantepec, pero la falta de equipo obligó a que se tomara esta decisión.

La victima lucha contra la muerte. Este jueves fue trasladada con la ambulancia ACI-02 de la Secretaría de Salud (SESA), durante su trayecto fue escoltada por patrullas de la Comisión Estatal de Seguridad (CES).

El traslado fue coordinado a través de los grupos de Fuerza Coordinada Tlaxcala y Emergencias Tlaxcala, precisamente para dar libre paso a la Unidad de Urgencias Básicas.

Es necesario recordar que, Daniela regresó de la muerte. Los médicos ya la había declarado muerta, pero  en un hecho inexplicable, recuperó el aliento luego de 90 minutos tras perder signos vitales.

Hasta el momento ni los propios médicos del hospital se explican qué pasó, porque la jóven entró en paro y no respondió al tratamiento de RCP.

Antes de que arribara el personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), la femenina presentó retorno de circulación espontánea, por lo que de inmediato fue entubada nuevamente.