En el poblado de San Mateo Cuanalá, municipio de Juan C. Bonilla fue hallada una fosa clandestina en la que estaban semi enterrados dos cadáveres que presentan heridas producidas por arma de fuego.

Hasta el lugar han llegado elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) y peritos para preservar la escena del crimen y identificar a los varones que presentan tiro de gracia.

El punto donde se ubicó el entierro clandestino es un terreno abandonado de la Calle Chulavista donde unos perros callejeros descubrieron los cuerpos en descomposición y los sacaron.