Si sufres estrés o ansiedad, los psicólogos recomiendan una práctica que se ha puesto de moda entre los jóvenes o millennials, esto consiste en "anidar", es decir,  no salir de casa todo un fin de semana, en las vacaciones o durante un puente.

Esto, dicen que mejora tu estado de animo, disminuye los gastos no necesarios, ahorras y te sientes mejor, cita un articulo de la Gaceta de la UNAM. Quedarse en casa equivale a bienestar físico y mental de las personas, afirma Erika Villavicencio Ayub, académica de la Facultad de Psicología.

Esta practica recibe el nombre de Nesting, un vocablo inglés que significa anidar. En culturas como la mexicana es equivalente a estar en casa y no hacer nada y principalmente se realiza en fines de semana, puentes o días festivos, explicó.

El nesting, destacó, puede ser benéfico para las finanzas personales, pues no se efectúan gastos extras como ir al cine, a cenar o a un bar, entre otros. En lugar de eso consumen cosas que ya están previstas en los gastos diarios como ver películas vía streaming (Netflix, por ejemplo), comer de la despensa algo preparado por ellos, comprar bebidas a bajos costos, por mencionar algunas, señaló.

También disminuye el agotamiento derivado de las largas jornadas de trabajo y cargas crecientes en espacios laborales donde cada vez se hace más con menos recursos y gente, sin que esto suponga una carga adicional a los ingresos.

“Estar en casa realizando actividades que no demanden un esfuerzo físico y mental evita la carga que implica recuperarse de desveladas y el consumo de alcohol, dos condiciones fuertemente asociadas con la idea de la recreación, pero nocivas para la salud. Con esto, se le permite al cuerpo recuperar su homeostasis y contrarrestar los efectos del estrés crónico en el organismo”, destacó.

El nesting baja los niveles de ansiedad que las personas tienen como consecuencia de los compromisos económicos que deben cubrir; asimismo, equilibra las otras áreas de la vida, suponiendo que este periodo de tiempo permite hacer otras actividades mientras estás en casa como leer libros, jardinería, cocinar, ver películas, hablar con los seres queridos que están a mayor distancia, o no hacer nada. 

También puede dedicarse tiempo a la familia, a la pareja, a las mascotas, ya que las diversas ocupaciones de los miembros y las distancias a recorrer hacen que la convivencia entre semana se vuelva un reto.

Para leer la nota completa AQUÍ