Después del 31 de marzo, el gobierno de Puebla reanudará la operación del programa monitor vial, mejor conocido como fotomultas, así como el canje de placas obligatorio.

A pesar de que en los últimos días de diciembre se dio el falló de las licitaciones de dichos servicios a las empresas “Intecproof” y “Placas y Señalamientos Mexicanos” por montos de 773 y 702 millones de pesos, respectivamente; todavía no se terminan los procedimientos administrativos y normativos correspondientes para la puesta en marcha de ambos programas.

Por ello, los costos de ambos servicios, requisitos y demás detalles se darían a conocer por la Secretaría de Planeación y Finanzas (SPF) hasta abril próximo, una vez que concluya el cobro del Control Vehicular.

Cabe mencionar que, en la licitación del servicio de fotomultas se destaca que colocarán 157 dispositivos fijos nuevos, no obstante, no se precisa dónde serán ubicados. Los radares de velocidad tendrán la capacidad de identificar con toda precisión a los vehículos que excedan los límites de velocidad con la captura de una imagen de la placa y de la unidad, aún si los vehículos circulan a 200 km/hr, además podrán rastrear al menos 25 vehículos simultáneamente y estarán en operación las 24 horas del día.