Por 8 horas los diputados locales se enfrascaron en un debate que culminó en la aprobación de reformas al Código Civil y Penal, que no permite el matrimonio igualitario y se mantienen las sanciones de cárcel hasta por un año, a quienes aborten previo a las 12 semanas.

Lo anterior ocurrió en la sesión del Congreso local, donde también se avalaron reformas para una Vida Libre sin Violencia y Ley de Victimas del Estado de Puebla, que en conjunto con las anteriores, forman parte de las recomendaciones de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), para atender la violencia de género en 50 municipios.

Los diputados del Partido del Trabajo (PT) y sin partido, José Juan Espinosa Torres y Marcelo García Almaguer, defendieron la figura del matrimonio igualitario, bajo el argumento de que hay una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para eliminar la figura de un hombre y mujer como único método del matrimonio, cuando se trata de una lucha social desde hace varios años.

La diputada local del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Rocío García Olmedo, afirmó que las luchas sociales que defendieron otros legisladores las dejaron morir y sentenció que el Congreso del Estado de Puebla se convirtió en una oficialía de partes para avalar dichos temas.

El legislador sin partido, Héctor Alonso Granados, sacó sus comentarios homofóbicos y dijo que apoyaría la reforma del gobierno del estado, para permitir el matrimonio entre hombre y una mujer, situación que provocó una serie de consignas en su contra por un grupo de la comunidad lésbico-gay.

Solamente la diputada local del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Estefanía Rodríguez Sandoval, fue la única de esta fuerza política que se subió a defender el matrimonio igualitario. Pero eso no fue todo, Alonso Granados también evidenció su lado machista y sentenció que en la Ley para una Vida Libre sin Violencia, donde se reconoce la “violencia política de género”, las mujeres siempre buscan salirse con la suya.

A pesar del largo debate sobre el asunto del matrimonio, los legisladores rechazaron con 29 votos en contra; 8 a favor y 2 abstenciones que esta figura también aplique para parejas del mismo género, provocando que la diputada local del PRI, Rocío García Olmedo, anunciara un recurso de inconformidad en la SCJN, además de pedir a la CNDH que también haga lo propio.

En el tema del aborto, fue la diputada local del PRI quien propuso la despenalización del mismo, pero no recibió el apoyo del resto de los legisladores, principalmente de la diputada local del PAN, Mónica Rodríguez Della Vecchia, quien afirmó que esta fuerza política protegerá la vida desde su concepción hasta la muerte. Con 32 votos en contra y 7 abstenciones se mantiene reforma al código penal para fijar penas por aborto en Puebla de seis a un año de prisión.

En la prolongada sesión del Congreso, también se dictaminó la Ley de Víctimas que estipula un pago por el gobierno del estado de hasta 42 mil 500 pesos en favor de la víctima, sin que implique su enriquecimiento cuando el responsable del delito, huya, muera o desaparezca.