El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Puebla sufre una crisis de credibilidad, que ni su propia militancia confía en la fuerza política, luego de que apenas el 37 por ciento de su padrón votó este domingo para elegir al nuevo líder nacional en la figura de Alejandro Moreno Cárdenas.

El coordinador de la campaña de Moreno Cárdenas en Puebla; es decir, el diputado local del PRI, Javier Casique Zarate, explicó que en el territorio poblano se tiene un padrón de 655 mil 154 piristas.

Reconoció que no deben echarse las campanas al vuelo con estos resultados, pues si bien tienen presencia al interior de Puebla, tienen un fuerte problema en los municipios que están conurbados en la capital.

Precisó que Alejandro Moreno Cárdenas hasta el corte que tienen de datos preliminares, el virtual ganador de la dirigencia nacional del PRI, tiene un poco más de 83 mil votos, mientras que el resto se divide en Ivonne Ortega Pacheco y Lorena Piñón.

Cobijado por diversos líderes priistas como Enrique Doger Guerrero, Blanca Alcalá Ruiz y Alberto Jiménez Merino; los tres ex candidatos al gobierno de Puebla, señaló que el PRI tiene un fuerte trabajo que realizar para los siguientes años y demostrar que son una opción viable para los poblanos.

“No debemos lanzar las campanas al vuelo, la participación en Puebla fue alrededor de 200 mil priistas que salieron a las urnas, eso quiere decir que fue el 37 por ciento del padrón, eso significa que la participación fue baja, sin embargo tenemos representación al interior del estado y debemos trabajar en zonas urbanas de Puebla”.