El lujo y el dispendio caracterizaron la administración de Emilio Lozoya al frente de la dirección general de Pemex, cargo que desempeñó de finales de 2012 a febrero de 2016. 

Doce días después de que Pemex autorizó la compra de la planta de fertilizantes Agro Nitrogenados, un abogado y directivo de Altos Hornos de México (AHMSA) adquirió, en representación de la esposa de Lozoya, una residencia de lujo en Ixtapa a la orilla del mar, con un valor de 1.9 millones de dólares.

La adquisición de la residencia a favor de Marielle Helene Eckes se realizó en julio de 2013. Al menos 1.2 millones fueron pagados a través de una cuenta en Suiza, vinculada con sobornos presuntamente pagados al exdirector de Pemex.

Para su traslado a su casa de descanso, Lozoya utilizaba un avión Citation Sovereign de la petrolera.

Según bitácoras de viaje de 2015 analizadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), Lozoya realizó vuelos a distintos puntos del país y Estados Unidos.

La ASF destacó al menos tres viajes de la base de la Unidad Especial De Transporte Aéreo del Alto Mando del Ejército, ubicada en el AICM, al aeropuerto de Ixtapa-Zihuatanejo, y otros tres vuelos de regreso en ese avión oficial.

Según expertos, el costo de hora de vuelo en ese avión era de entre 4 mil a 5 mil dólares por hora.

Además del avión oficial, el exdirector de la petrolera gustaba de usar los helicópteros de la empresa para evitar el tráfico de su casa a su oficina.

La ASF documentó que Lozoya realizó 727 traslados en helicóptero, un promedio de dos diarios, varios de ellos desde su casa en Bosques de Las Lomas hacia la Torre de Pemex o al helipuerto de la Torre GAN (Grupo Acerero del Norte), propiedad de Altos Hornos de México (AHMSA).

Tan sólo en 2015, Lozoya salió o llegó en 54 ocasiones en el helicóptero Eurocopter EC-145 de Pemex, 188 vuelos salieron muy cerca de su casa desde la "Torre Arcos" en Bosques de las Lomas.

Otros 137 vuelos fueron a Valle de Bravo, Cuernavaca, Hotel Hilton y al Hospital ABC.

En mayo de 2019 fue la última vez que fue visto en México el exfuncionario y fue precisamente en su casa de Lomas de Bezares en donde evadió una orden de cateo de agentes de la Fiscalía General de la República.