En México, donde ya falló un intento por crear una base de datos, se elabora una ley para sumarse a los 150 países donde es obligatorio el registro de teléfonos de prepago bajo el argumento de que la meidad ayuda en la lucha contra el crimen.

En materia de telefonía celular, el mundo se divide en dos: los países que obligan a los usuarios a registrar su tarjeta SIM y los que permiten comprarla para usarla de manera anónima. Hasta ahora, la balanza se inclina hacia la obligatoriedad, ya que hasta el año pasado, 150 países tenían leyes para crear una base de datos con los nombres de los usuarios de estos chips.

El argumento más repetido para la aprobación de esta norma es que el registro contribuye a la lucha contra el crimen en delitos, como la extorsión, y así fue como pasó primero en tres países, en 2003: Brasil. Alemania y Suiza. Luego, en 2013 se sumaron 80 países y actualmente son 150. México ya lo intentó en 2009, pero fracasó, porque no se tuvo control de la base de datos, la cual se vendía hasta en 500 pesos en el mercado negro.

Ahora el gobierno trata de nuevo con una iniciativa de ley que actualmente elabora la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y que se suma a la tendencia que se ve sobre todo en países de Europa y África. Sin embargo, en Estados Unidos hay una propuesta de obligatoriedad en el Senado que fue rechazada en 2010, pues se consideró que limitaba los derechos de las minorías que suelen usar esas tarjetas por ser más baratas.

Reino Unido, uno de los pocos países europeos que no tienen ley de obligatoriedad para los chips de prepago, consideró hacerlo en 2005, tras los atentados terroristas contra el transporte público en Londres.

No obstante un comité de seguridad concluyó que este registro no tendría ningún beneficio significativo para la prevención e investigación de delitos, incluido el terrorismo. Un informe presentado por el Senado de la República el 15 de marzo de 2011 enumeró:

“De acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública en 2010 los secuestros aumentaron más de 8 por ciento con respecto a 2009. Un dato adicional: antes de la implementación del Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Renaut), se registraban cerca de 4 mil 400 llamadas de extorsión al día. En 2010, la cifra se incrementó en más de 40 por ciento al alcanzar las 6 mil 400 diarias”:

Finalmente, el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) ordenó destruir la base en la que había información de 98 millones 455 mil 246 usuarios.
Decomiso en reclusorios

El Gobierno de Ciudad de México informó que tras reforzar las revisiones en reclusorios capitalinos para detectar y retirar teléfonos celulares, en poco más de un año se han incautado casi 2 mil dispositivos móviles.

“Del 5 de diciembre de 2018 al 10 de enero de 2020, se han decomisado mil 908 aparatos de este tipo en los diferentes centros penitenciarios gracias a esta acción que tiene como objetivo evitar que sean usados por las personas privadas de la libertad”, aseguró Hazael Ruiz, subsecretario de Sistema Penitenciario en la capital del país.

Hazael Ruiz señaló que la instrucción de la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, es incrementar las acciones para el retiro de objetos no permitidos, entre ellos celulares, chips, manos libres y sustancias prohibidas al interior de los reclusorios, así como evitar su ingreso en las aduanas.