Un niño de doce años que cursaba sexto año de primaria en el Colegio Cervantes de Torreón, Coahuila, mató a un compañero y su maestra, e hirió a cuatro personas más, para luego quitarse la vida al interior del plantel.

El menor de edad, según el alcalde, Jorge Zermeño, llevó dos armas a la escuela y las detonó en las primeras horas de la jornada escolar de este viernes, sin que aún se sepa cómo tuvo acceso a estas.

El tiroteo generó una fuerte movilización y en las primeras versiones se habló de 4 personas muertas, cifra que se corrigió una vez que las autoridades realizaron las diligencias necesarias.

El cuerpo de una de las víctimas mortales quedó a un costado del pequeño suicida, que a decir de las primeras indagatorias, tenía buenas calificaciones, pero vivía solamente con su abuelita. Debido a estos hechos, se suspendieron clases y los menores fueron enviados a sus casas, en tanto concluyen las investigaciones.

El fiscal de Coahuila, Maurilio Ochoa señaló que dos de los heridos están muy delicados de salud, y que ya se contactó a los progenitores del menor quiene están divorciados.

Narró que el niño, pidió permiso a su maestra de grupo para salir del salón a cambiarse un pantalón; la profesora notó que el menor se dilató, por lo que salió a buscarlo; cuando ella lo encuentra le cuestiona por qué ha tardado tanto, y ahí es cuando se detona el problema, y el tiroteo.

El Fiscal aseguró que los disparos se registraron fuera del salón de clases.