En la Iniciativa de Ley de Ingresos (ILIF) para el ejercicio fiscal 2020, el gobierno mexicano no estipula la creación de impuestos ni un aumento de las tasas impositivas, sin embargo la secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) tiene presente el problema en la recaudación de ingresos, por lo que deberá mejorar sus mecanismos.

Estas medidas, que aún deben ser discutidas y aprobadas por el Congreso de la Unión, repercutirán en tu bolsillo y son las siguientes:

1. Pago de ISR por arrendamiento.

Hacienda busca que las personas que rentan un inmueble cumplan con el pago de este gravamen y para garantizarlo propone que cuando los inquilinos no paguen la renta el juez debe evitar dictar la sentencia hasta que se acredite dicho pago.

Se propone establecer que en los juicios de arrendamiento de inmuebles, en donde se obligue al arrendatario al pago de rentas vencidas, el Juez no autorizará los pagos al arrendador si este no acredita haber expedido los CFDI respectivos”, señala el documento.

“Con esta medida se generan los incentivos para que los contribuyentes que participan en el arrendamiento de inmuebles emitan los CFDI correspondientes y el SAT cuente con información que facilite sus labores de control y fiscalización”.

2. ¿Vendes por catálogo?

Hacienda asegura que contar con un esquema que facilite el cumplimiento fiscal y reduzca la carga administrativa en ese sector beneficiaría a más de 2.5 millones de personas que se dedican a esa actividad.

Para ello busca un esquema simplificado de retención, que consiste en determinar el ISR a pagar sobre la diferencia entre el precio de venta sugerido y el precio de compra. El precio después de ISR se hará desde la empresa que expida los productos.

“Con esa facilidad se contribuye a fomentar la formalidad y a dotar de certidumbre tributaria a los vendedores independientes, los cuales, ante la falta de un esquema acorde a sus necesidades se ven obligados a tributar en el régimen general de personas físicas con actividad empresarial”, dice el documento de Hacienda.

La medida reduce la carga administrativa de millones de personas que se dedican a vender de manera independiente, ya sea por mecanismo de venta directa o a través de catálogos.

3. Retención de IVA por subcontratación.

El modelo de outsourcing ha aumentado en los últimos 10 años de 8.6 por ciento a 16.6 por ciento, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), por lo que el gobierno propone obligar a las empresas que usan este esquema a retener y enterar el IVA causado en la contratación de esos servicios.

4. Más intereses para los ahorradores.

La tasa de retención provisional aplicable al capital es un impuesto que se retiene por las ganancias de los intereses de tus ahorros y en 2020 se aumentará de 1.04% a 1.45%.

“Con ese ajuste, la tasa de retención para el ejercicio fiscal 2020 reflejará el comportamiento de los instrumentos financieros que cotizan en la economía mexicana y de la inflación observada. Así, la tasa de retención aplicada es consistente con los intereses percibidos por los ahorradores”, sugiere Hacienda.

Los instrumentos financieros afectados no se mencionan en el documento emitido por Hacienda, pero esta tasa de retención es la que se le hace a inversionistas en deuda gubernamental o Cetes.

5. Incentivos a ejidatarios.

El gobierno busca dar beneficios fiscales a los 3.8 millones de ejidatarios y comuneros del país.

“Se propone otorgar un tratamiento preferencial que permita reducir la carga tributaria de las personas morales de Derecho Agrario constituidas por ejidatarios y comuneros, que obtengan ingresos únicamente por comercializar e industrializar productos derivados de actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas o pesqueras”, refiere Hacienda.

6. Impuestos a las tecnológicas.

“Si bien la digitalización de la economía tiene beneficios importantes, también ha generado un área de oportunidad importante en materia recaudatoria”, advierte Hacienda.

Para ello, se pretende establecer un mínimo de obligaciones de fácil cumplimiento. Las obligaciones que deberán cumplir son las siguientes:

· Registrarse en un padrón simplificado ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).
· Ofertar y cobrar en el precio de sus servicios el IVA.
· Proveer información al SAT sobre el número de operaciones realizadas y el registro actualizado de clientes en el país.
· Calcular, retener y enterar mensualmente el IVA correspondiente a las importaciones de contenido digital que se realicen en el mes de que se trate.
· Cuando lo solicite el cliente, proporcionar vía electrónica un comprobante de pago con el IVA desglosado.
· Designar ante el SAT un representante legal y un domicilio para efectos de notificación y vigilancia del cumplimiento de las obligaciones.

“En el caso de las plataformas que no realicen cobros a cuenta del vendedor o prestador del servicio, estas estarán obligadas a proporcionar información relevante que facilite las labores de control y fiscalización de la autoridad fiscal en las operaciones realizadas a través de ellas”, señala Hacienda.

7. Combate a las facturas falsas. El gobierno federal busca evitar la evasión de impuestos mediante las facturas apócrifas, por lo que espera que a más tardar en enero de 2020 se tipifique a la emisión de facturas falsas como delito grave en grado de delincuencia organizada.

“Dado que esas medidas elevan las sanciones, se espera un impacto disuasorio en algunos contribuyentes”, informó Hacienda.

8. No más condonación de impuestos. Hacienda se comprometió desde mayo a no condonar impuestos a ninguna empresa pues asegura que esas medidas resultaron en detrimento de las finanzas públicas y de los contribuyentes cumplidos.

“Ocasiona un problema de inconsistencia dinámica y baja credibilidad que abona al incumplimiento tributario por parte de ciertos contribuyentes”, apunta.

Recuerda que se trata de una propuesta que deber ser aprobada tanto por la Cámara de Diputados como la de Senadores a más tardar el próximo 15 de noviembre, por lo que puede haber cambios