Amparo en contra de la autorización de impacto ambiental del aeropuerto de Santa Lucía, concedió un juez mexiquense al colectivo #NoMásDerroches. Cabe recordar que el pasado viernes 26 de julio, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó la construcción de la obra, pero puso 16 condiciones.

Según Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, la resolución judicial está sustentada en que la Semarnat reconoce que la construcción de la terminal aérea sí afectará el ecosistema.

De acuerdo con lo difundido con esta organización, “el día de hoy, 21 de agosto de 2019, el Juez Décimo de Distrito en el Estado de México concedió una suspensión definitiva en contra de todos los efectos y consecuencias de la Autorización de Impacto Ambiental emitida por la Semarnat respecto al proyecto de Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL)”.

Asimismo, destaca que “la orden judicial, en uno más de los juicios de amparo promovidos por #NoMásDerroches, comparte el criterio sostenido la semana pasada por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Segundo Circuito al otorgar una suspensión provisional en contra de la Autorización de Impacto Ambiental”.

Por tanto, resalta que “se otorga debido a que la propia Autorización de SEMARNAT reconoce que con la ejecución del proyecto de Santa Lucía se ocasionarán daños y afectaciones al ecosistema actual de las regiones que impactará la obra aeroportuaria”.

Cabe destacar que el “Juez también indica que la Autorización de Impacto Ambiental reconoce: i) la tala y poda de vegetación, ii) desplazamiento y reubicación de flora y fauna, iii) inhibición en la filtración hídrica y, por ende, la disminución de captación de agua, iv) aumento de contaminación atmosférica debido al aumento en el tránsito de vehículos aunado a la falta de infraestructura vial y, en general, v) daños inminentes de difícil reparación en perjuicio de las comunidades por modificaciones al entorno”.

Finalmente, resulta obligado comentar que “la finalidad de la suspensión es garantizar la protección del medio ambiente de las regiones afectadas por el proyecto aeroportuario y salvaguardar la integralidad del ecosistema”.