La recién creada Guardia Nacional de México ha detenido a migrantes que se dirigen a Estados Unidos y el gobierno debería hacer públicos los protocolos con los que opera para frenar la inmigración, dijo el lunes el presidente de la estatal Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

La Guardia Nacional es una fuerza de seguridad creada por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para reducir las tasas récord de homicidios. Pero ahora se le ha asignado la tarea de patrullar la frontera como parte de un acuerdo migratorio con Estados Unidos.

“Sería deseable que se hicieran públicos los protocolos y esquemas de coordinación con los que se está operando en apoyo a las autoridades migratorias”, dijo el presidente de la CNDH, Luis Raúl González, en un discurso. “Si tales protocolos y reglas no existen, establecerlos y publicarlos es un asunto urgente”, agregó.

El gobierno mexicano no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios sobre el discurso de González.

Mientras que unos 21 mil  efectivos de la Guardia Nacional se han desplegado en las fronteras norte y sur de México para intentar frenar el flujo migratorio, sus reglas de operación aún no están claras.

Ante acusaciones de que uniformados habían sido duras en sus esfuerzos por disuadir a los migrantes de cruzar la frontera norte, López Obrador dijo el 25 de junio que la Guardia Nacional no tiene órdenes de detenerlos.

Los propios guardias dicen que no detienen a los migrantes, pero están para aconsejarles que no ingresen a Estados Unidos.

Sin embargo, Reuters fue testigo de la detención de al menos tres adultos y cuatro niños cuando intentaban cruzar desde Ciudad Juárez a Estados Unidos después de que el mandatario hizo esos comentarios.