La pasada noche de Halloween dejó asombrados a los trabajadores del parque nacional de las Cataratas del Niágara: la corriente hizo que reapareciera un buque desaparecido hace más de 100 años.

El 'Iron Scow' se desenganchó de su remolcador cuando estaba siendo dragado el 7 de agosto de 1918.

Las fuertes lluvias y el viento lograron mover la enorme embarcación, que ha estado atrapada en una percha rocosa cerca de las Cataratas del Niágara durante más de un siglo.

Ahora está a poco más de 600 metros de la conocida como “herradura” de las cataratas, el famoso salto de agua que visitan miles de turistas cada año.