El FBI y la Policía italiana detuvieron a 18 presuntos criminales en la capital Siciliana, Palermo, luego de una serie de redadas que hicieron con 200 agentes contra el grupo criminal de la familia Gambino, con sede en New York; y contra la familia Inzerillo, un prominente clan mafiosos activo en Sicilia (Italia) y Estados Unidos.

Entre los detenidos está Salvatore Gambino, alcalde de la ciudad de Torretta, y Thomas Gambino, considerado por el FBI como un miembro importante de esa familia criminal. Un sospechoso fue detenido en Nueva York.

Los arrestos se produjeron en un momento en que el clan Inzerillo estaba intentando restablecer su antigua base de poder en Sicilia con el respaldo de sus aliados Gambino en Nueva York, afirman las fuentes policiales.

"La investigación, apodada 'Nueva Conexión', ha registrado el fuerte vínculo establecido entre la Cosa Nostra (la mafia siciliana) de Palermo y el crimen organizado de EE.UU., con especial referencia a la poderosa familia criminal Gambino de Nueva York", cita CBS News un comunicado policial.

La familia Inzerillo perdió su poder hace décadas tras una sangrienta batalla por el control de la mafia siciliana contra el jefe del clan Corleone, Salvatore 'Toto' Riina, quien murió en prisión en 2017. Riina diezmó a los Inzerillo y asesinó al jefe del clan, Salvatore Inzerillo, en 1981.

Los sobrevivientes del clan, entre ellos los primos de Salvatore, Tommaso y Francesco Inzerillo, huyeron a EE.UU. en un exilio autoimpuesto, pero siempre intentaron recuperar su territorio. Los dos primos regresaron a Sicilia a principios de la década de 2000, supuestamente con la ayuda de los poderosos Gambino de Nueva York.

Según la Policía italiana, los sospechosos arrestados en el país europeo enfrentan cargos que incluyen pertenencia a la mafia, extorsión agravada y fraude.