La compañía Lyft Inc anunció que tras detectar problemas de frenos en sus bicicletas eléctricas, retirará miles de unidades de su aplicación de uso compartido en Nueva York, Washington y San Francisco.

Mediante un correo electrónico, el domingo pasado Lyft compartió con sus clientes una publicación  donde explicó que recibieron reportes de usuarios que "experimentaron una fuerza de frenado  mayor que la esperada en la rueda delantera”, situación que podría derivar en una caída.

Por tal razón, la división Citi Bike de la empresa ya trabaja para reemplazar alrededor de 3 mil bicicletas eléctricas con pedales, por modelos tradicionales en las tres ciudades antes mencionadas, esto para evitar interrupciones en el servicio.

Aunque algunas de los ejemplares eléctricos aún siguen en sus estacionamientos, los clientes ya no podrán alquilarlas. No obstante, en Nueva York, Washington y San Francisco, la compañía ya opera unas 17 mil bicicletas tradicionales para contrarrestar los faltantes.

“Después de una pequeña cantidad de reportes y un exceso de precaución, estamos proactivamente pausando nuestro servicio de bicicletas eléctricas”, dijo la portavoz de Citi Bike, Julie Wood. “La seguridad siempre es lo primero”, agregó.

La compañía, que salió a la bolsa en marzo, también dijo que había estado trabajando en un nuevo modelo de bicicleta eléctrica que estaría listo pronto para su despliegue.

Fue el año pasado cundo Lyft compró al operador de Citi Bike, Motivate, para evitar la competencia de su rival Uber Technologies Inc, que compró a la empresa de detrás de la aplicación de bicicletas eléctricas compartidas JUMP Bikes meses antes.