La crisis de Covid-19 ha obligado a millones de seres humanos a liberar territorio. Ante ello, la naturaleza ha comenzado a recuperar espacios en los que ya no se manifestaba por la presencia humana. Hoy es el caso de la presencia de osos en los jardines de zonas residenciales de Monterrey.

En redes sociales están circulando videos de osos negros jugando curiosos en los jardines abandonados. Otros, aún más intrépidos, comienzan a animarse a ingresar a las casas.

De acuerdo con los veterinarios, la disminución del ruido, el poco tráfico automovilístico y la disminución de la presencia humana, ha ayudado a que los osos se sientan seguros y decidan acercarse a los edificios.

Entre los sectores más visitados por los osos se encuentran Olinalá, Chipinque y Colonial de la Sierra en San Pedro de Garza García, y Cumbres, Satélite y Sierra Alta en Monterrey.

Aunque los osos siempre se han acercado a las zonas de San Pedro, con el aislamiento social las frecuencias han aumentado. Por supuesto, no se trata de un fenómeno aislado, ya que a nivel mundial ha aumentado la presencia de fauna en zonas que ahora lucen vacías.

Además de osos, en Monterrey también comienza a ser registrada la presencia de aves, gatos montés, jabalíes e incluso serpientes. Las autoridades de Parques y Vida Silvestre de Nuevo León recomiendan a la gente que presencie la visita de animales que eviten acercarse para alimentarlos o fotografiarlos, ya que los animales pueden representar un riesgo para la persona.