En peligro se encuentran los murciélagos de la Reserva de la Biósfera Tehuacán–Cuicatlán debido al avance de los asentamientos irregulares, advirtió Fernando Reyes Flores, director de ese espacio declarado hace más de un año como patrimonio mundial mixto por parte de la Unesco.

La mancha urbana ha ido acercándose a los espacios donde los murciélagos tienen su refugio, lo cual puede ahuyentarlos de esas zonas que requieren su presencia, ya que son polinizadores que contribuyen a la producción de diversas plantas, de modo que es urgente tomar conciencia de la importancia que tienen, así como tomar acciones para su correcta protección, señaló el director.

Por lo anterior, señaló, es de gran importancia que los habitantes, así como las autoridades tomen entiendan que se debe actuar con gran responsabilidad para no trastocar el hábitat de la flora y fauna de la reserva, sino más bien aplicar medidas que contribuyan a su correcto cuidado.

Los recursos naturales, expresó, son de suma importancia para la humanidad, ya que son responsables de la generación del oxígeno, la polinización de los cultivos, la generación y formación del suelo, así como de la infiltración del agua, todo lo cual resulta indispensable para la personas.

Resaltó que hay experiencias en las que se logró revertir el daño provocado por el hombre, tal es el caso de la Cueva del Cerrito en San Sebastián Zinacatepec, misma que por casusas desconocidas los pobladores decidieron cerrar algún tiempo; el sitio era un importante refugio de murciélagos que al no hallar acceso huyeron a otra zona.

Tras el trabajo de convencimiento con los habitantes y las autoridades municipales se procedió a abrir la cueva con lo cual los murciélagos comenzaron a regresar y con ello se nota una mejor producción agrícola, lo cual llevó a los campesinos a entender que son un elemento valioso para ellos.

Con información de Elizabeth Rodríguez.