Un joven argentino creó vasos biodegradables hechos de algas que se producen en entornos naturales marinos o canales, esto con el objetivo de encontrar un remedio para reducir la acumulación del plástico en el planeta. 

"Me di cuenta de que los chicos tomaban agua y desechaban los vasos, loo mismo ocurría en todos los lugares públicos, en hoteles, oficinas y hospitales, así empecé a pensar cómo podía contribuir a cambiar eso", dijo Jerónimo Batista Baucher, joven emprendedor destacado en su país, así como en Latinoamérica, Europa y Estados Unidos

Batista, oriundo de Buenos Aires y con 21 años, comentó que "esta gran crisis ambiental que estamos viviendo requiere particularmente de los jóvenes". 

Su preocupación por el medio ambiente, que inició a sus cortos 12 años de edad, lo llevó a encontrar una alternativa ecológica destinada a modificar los hábitos de consumo nocivos, causantes de que ocho millones de toneladas de plástico invadan los océanos cada año. 

Su invento, cuya materia prima son extractos de algas que se producen en entornos naturales marinos o canales, sirve para contener distintos líquidos y pueden reutilizarse como composta luego de ser abandonados sobre la tierra donde se degradarán naturalmente en menos de dos semanas. 

El proyecto está aún en periodo de prueba y en espera de financiamiento.

Nota completa AQUÍ