Al destacar que la letalidad por Covid-19 en la entidad es del 19 por ciento, el gobernador Miguel Barbosa Huerta decretó que en Puebla no existen condiciones para reanudar las actividades del sector automotriz y del ramo de la construcción previstas para el 1 de junio.

Tras sostener diálogo con las empresas Audi y Volkswagen, la administración estatal emitió el decreto en el que el mandatario advierte que la peor etapa de la epidemia en territorio poblano está por llegar.

Asimismo, llama a las empresas a evitar que la pandemia se vuelva catastrófica y a tomar en cuenta que la curva epidemiológica en el estado sigue al alza, pues en días pasados se registraron hasta 124 nuevos contagios en un día.


Además que, debido a que en la industria automotriz y en el sector de la construcción trabajan 159 mil 942 personas, éstas representan una fuerte movilidad y con un riesgo exponencial de contagios y muertes que desbordarían al sistema hospitalario de Puebla.

Barbosa Huerta señala que es imprescindible la toma de decisiones estrictas como un acto de responsabilidad de su gobierno para garantizar a los ciudadanos una vida digna y justa, “estas circunstancias me obligan a decretar que Puebla no está en condiciones para reiniciar actividades en la industria automotriz y en el sector de la construcción”.

Cabe mencionar que la Federación, a través del Consejo de Salubridad avaló que los ramos automotriz, de la construcción y minería, fueran considerados actividades esenciales, por lo que podrían retomar sus actividades este 1 de junio, aunque en el caso de Volkswagen se planeaba que el lunes 25 de mayo iniciara operaciones un turno de la armadora.