Sin comprobar el funcionamiento de los dispositivos de seguridad instalados, la Secretaría de Movilidad y Transporte (SMT) arrancó la revisión del equipamiento y modernización de unidades del transporte público, proceso que durará entre tres o hasta cinco meses, pues de manera diaria se revisarán hasta 150 unidades.

En conferencia de prensa, el titular de la dependencia, Guillermo Aréchiga Santaaría, indicó que los únicos operativos que se harán son contra unidades piratas, pero no para sancionar a quienes hayan incumplido, pues dijo que son varios los concesionarios que firmaron sus contratos días antes.

Explicó que cada una de las 14 mil 300 unidades de transporte urbano y suburbano será llamado por la dependencia para ser inspeccionado en la explanada del Estadio Cuauhtémoc y otros puntos al interior del estado.

El ejercicio consiste, dijo, en revisar el estado físico, mecánico, la antigüedad de las unidades y si se incorporaron las medidas de seguridad, “lo esencial lo que se puede ver sin utilizar otro tipo de herramientas”.

Aseguró que el proceso de revocación de concesiones se iniciará sobre las unidades con malas condiciones físicas, sean muy viejas y que no hayan instalado los sistemas de seguridad.

“Nosotros vamos a ir convocando e individualizando, pediremos por ejemplo la unidad 7 de tal ruta, si resulta que no se presenta la unidad, revisaremos el expediente y si resulta que no cumple iniciaremos la revocación”, expresó.

Sin embargo, Aréchiga Santamaría, evitar dar cifras sobre cuántos concesionarios ya cumplieron.