El gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, dejó abierta la posibilidad de iniciar un programa de reemplacamiento vehicuar en la entidad, pues dijo que las placas tienen “las marcas tradicionales” del morenovallismo.

En rueda de prensa, señaló que el tema está en revisión, pues las placas blanquiazules son parte de los que pensaban que iban a gobernar para siempre y con corrupción.

No obstante, dijo que el reemplacamiento tiene que ser sin dañar a la economía de los ciudadanos. Por otra parte, planteó reducir el costo de las fotomultas que actualmente oscilan entre los 500 y mil 500 pesos, para lo que analizará la media nacional del cobro de fotoinfracciones.

Fue en 2014 cuando el Congreso del Estado autorizó un reemplacamiento obligatorio y gratuito en el entidad, cuando estaba como gobernador, Rafael Moreno Valle Rosas.

En la Ley de Ingreso 2014,  se estableció el costo de las placas para un vehículo particular fuera de 715 pesos, mientras que para la tarjeta de circulación se aplicara la tarifa de 345 pesos. Costos que fueron absorbidos por la administración estatal.

Para el reemplacamiento de ese entonces de echó mano del acuerdo NOM-001-SCT-2-2000 de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), mismo que establece los lineamientos de la emisión de las identificaciones vehiculares.