A diecisiete días de las elecciones extraordinarias en Puebla, el candidato de Morena, PT y PVEM, Luis Miguel Barbosa Huerta, lidera las preferencias electorales por 20 puntos sobre su adversario más cercano Enrique Cárdenas Sánchez del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano; mientras que Alberto Jiménez Merino se ubica en el tercer lugar.

Lo anterior, según la más reciente encuesta publicada por el Periódico Reforma sobre el proceso electoral en Puebla, donde refiere que si hoy fuera la elección, el 52 por ciento de los encuestados votaría por Barbosa Huerta; 32 por ciento por Cárdenas Sánchez y 16 por ciento por Jiménez Merino.

El ejercicio refleja que Barbosa Huerta es visto como el candidato que combatiría mejor la inseguridad, lo que le da puntos de ventaja, ya que el 74 por ciento de los entrevistados dijeron que la inseguridad es el principal problema en la entidad.

El exsenador también es considerado como el que inspira más confianza, cercano a la ciudadanía, conoce mejor el estado, se preocupa más por los pobres y él más capaz para gobernar, pero en contraste, también es percibido como el que más daño le haría a Puebla y el que robaría más.

Sin embargo, el 39 por ciento de los encuestado dijo tener una opinión “muy buena” del morenista y es más conocido; pues a Cárdenas Sánchez y Jiménez Merino son desconocidos por el 42 y 50 por ciento de los participantes en el estudio demoscópico.

Positivo tener gobernador del mismo partido que AMLO

Asimismo, el 66 por ciento consideró que tener a un gobernador del mismo partido que el del presidente Andrés Manuel López Obrador sería una ventaja para Puebla.

El estudio destaca que la mayoría (52 por ciento) no ve diferencia en que el INE organice la elección en lugar del Organismo Público Local Electoral (OPLE); aunque un 36 por ciento opinó que serían una elección “más confiable”.

En un “frente a frente”, el candidato emanado de Morena cuenta con 48 por ciento de preferencia sobre 32 por ciento del abanderado común de PAN, PRD y MC.

En este careo, solo un 10 por ciento de los encuestados señalaron que no votarían por ninguno de los dos aspirantes.