Después de la Ciudad de México, y los estados de México y Morelos, Puebla es el siguiente objetivo para captar visitantes a las playas de Acapulco, ante la reducción en el tiempo de traslado en entre la entidad poblana y el puerto –un promedio de tres a cuatro horas- con la conexión carretera de la autopista Siglo XXI, inaugurada en noviembre del año pasado, informó el secretario de Turismo de dicho municipio, José Luis Domínguez Talavera.
 
Sin que por el momento se tenga una de afluencia estimada de turistas poblanos hacia el destino de playa, si se cuenta con una proyección de gasto promedio por fin de semana, el cual supera los seis mil pesos por familia, con una estancia de dos noches y tres días, “Puebla ya tiene su playa y es Acapulco” acotó.
 
De manera general, al momento se tiene una ocupación hotelera del 74 por ciento de sus 275 hoteles, que cuentan con casi 20 mil habitaciones con costos que van de los 300 a 10 mil pesos por noche, informó durante la presentación del programa Acapulco en Puebla, que promueve la promoción turística entre ambos destinos, con el objetivo de atraer a los residentes de una hacia la otra ciudad.
 
Respecto al reciente reporte que colocó a cinco puntos playeros con altos niveles de contaminación por esterococos, presentado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), el funcionario estatal rechazó el dictamen y aseguró que las playas Caletilla, Hornos, Suave, Carabalí y Manzanillo son aptas para los bañistas, de acuerdo con las mediciones presentadas por la secretaría de salud guerrerense.
 
En materia de seguridad sobre la autopista del Sol, aseguró que no se tienen reportes de asaltos y se mantiene un dispositivo de vigilancia permanente de seguridad y atención al turista, reforzado durante el presente periodo vacacional.