De acuerdo con los datos más recientes dados a conocer por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) en materia de empleo, los estado de Puebla y Tlaxcala, cerraron el año 2018 en los lugares 5 y 6 del país con la mayor proporción de personas económicamente activas en "informalidad laboral", es decir: sin prestaciones o sin contrato.

El reporte consultado por URBANO permite saber, que el estado de Tlaxcala fue el cuarto del país con la mayor tasa de desempleo del país al cierre de 2018, superando el promedio nacional con 4 por ciento.

En contraste, Puebla se posicionó con un nivel alto de ocupación laboral, cerrando el año pasado con una tasa de desempleo de únicamente 2.5 por ciento.

Sobre la informalidad laboral, los datos no son alentadores, pues se clasifica aquí "a todo trabajo que se esté realizando sin contar con el amparo del marco legal o institucional, no importando si la unidad económica que utiliza sus servicios son empresas o negocios no registrados de los hogares o empresas formales.

En el caso de Puebla la informalidad laboral afecta a  73.4% de trabajadores que hay en la entidad, una cifra muy superior a la media nacional (56.6%). En el caso de Tlaxcala, esta condición la sufre 72.5% de los trabajadores.

La informalidad laboral más grave la registran los estados de Oaxaca, Guerrero y Chiapas, que causalmente son aquellas entidades con el nivel de pobreza y marginación del país, indicador que también afecta a Puebla.

Los estados donde las empresas o patrones amparan mejor a sus trabajadores son: Coahuila, Baja California y Nuevo León con una tasa de informalidad mínima de: 35.4; 36.6 y 36.6, respectivamente.