Es tiempo de empezar a poner la lupa al movimiento olímpico que se encamina a Tokio 2020, donde México se perfila a tener su delegación más nutrida (150), desde Muchich 1972.

En un mes (12 de marzo), en el Templo de Hera, una moderna suma sacerdotisa encenderá la llama olímpica de la manera tradicional, usando los rayos del sol y un espejo parabólico que será reflejado a una antorcha para dar inicio al recorrido desde la antigua Olimpia.

Mientras el fuego contagia al mundo con los valores de excelencia, amistad y respeto que propuso Pierre de Coubertin mediante el deporte, los procesos de selección entrarán a su recta final para definir a los 10 mil 500 atletas que representarán a sus países.

En esta radiografía no están considerados el handball, voleibol y hockey sobre pasto, en los que ya no hay posibilidades de acudir.