El Consejo Universitario de la BUAP concluyó que no hubo desvíos de recursos en el equipo de futbol Lobos BUAP y que la designación de Luz Andrea Esparza Vergara como directiva fue por experiencia laboral y académica, no por ser hija del rector Alfonso Esparza Ortiz.

El contralor de la BUAP, Héctor Granados Rodríguez, expuso ante los consejeros que la institución tiene manejo de recursos púbicos estatales, federales, pero también un fondo denominando de aplicación libre, por lo tanto la institución puede hacer uso los mismos en el rubro que lo desee, como sucedió en el caso de Lobos BUAP; además, rechazó que se hayan destinado de manera parcial 400 millones de pesos, como asegura la queja promovida hace unos meses.

Asimismo, refirió que la Auditoria Superior de la Federación revisó 28 veces los estados financieros de la universidad, en tanto la Auditoria Superior del Estado hizo lo propio en seis ocasiones.

Desglosó que en 2013 hubo una auditoria de inversiones físicas y control interno, mientras que en 2014 hubo cuatro revisiones, en 2015 otras nueve y en 2016 cuatro más, para continuar con cinco en 2017 y actualmente están en curso otras cuatro revisiones de las cuentas 2018.

"Lo anterior demuestra que la institución se encuentra en constante fiscalización y los resultados han sido satisfactorios, se ha demostrado el debido ejercicio de recursos públicos y por ende no hay desvío de recursos al ser determinado y ejercido el recurso al objeto previsto".

Al final, comentó que la universidad tiene personalidad política y patrimonio propio, por lo que aseguró que la designación de Esparza Vergara fue realizada tomando en consideración su experiencia académica y laboral, por lo que descartó la intervención de Esparza Ortiz.