El 5G se ha colocado como una tendencia que cambiará la forma en la que navegamos la red; sin embargo, su llegada a países como México está por lo menos a cinco años de distancia, según expertos.

La llegada de las redes de quinta generación o 5G prometen velocidades de navegación 10 veces más veloces de lo que ofrece actualmente un red 4G o LTE; sin embargo, para que esta promesa se haga realidad en México deberán ocurrir una serie de factores previos, los cuales, aún están lejos, según expertos.

Aunque diversos operadores telefónicos ya están haciendo pruebas en México para el desarrollo de estos servicios, firmas como Qualcomm, IBM, Ericsson, Huawei o la japonesa NEC, ven que el gran reto para que estos servicios puedan despegar tiene que ver más con el despliegue de fibra óptica y la licitación de espectro en redes, pues éstos permitirán llevar estos servicios a la población.

“Somos muy consistentes (en América Latina) en no hacer lo necesario para tener oxígeno para el 5G, qué es, espectro dedicado”, dijo Rafael Steinhauser, director de Qualcomm para América Latina, en entrevista con Expansión.

Steinhauser explicó que para que las empresas de telecomunicaciones y las tecnológicas puedan proveer 5G es necesario que se libere y licite más espectro disponible, en las bandas entre los tres Ghz y seis Ghz (sub 6 Ghz) así como las redes de baja latencia (mm-waves) “Estás dos son tan importantes porque, por un lado la sub- 6 nos da la latencia baja y las redes milimétricas nos da el volumen de cientos de megahertz para dar banda ancha a las personas y a las cosas”, dijo el directivo.

Con la licitación de estos espacios de espectro se podría tener una red 5G con latencia de menos de un milisegundo y velocidades 10 veces más rápidas que las actuales.

“La única región donde actualmente no estamos es en América Latina y esto es porque no hay licitaciones de espectro (...) todo depende de estas licitaciones”, dijo Arun Bansal, vicepresidente de conectividad de la unidad de negocio de Ericsson, en entrevista.

Aunque esta es la perspectiva para México y América Latina, Ericsson conectará a 100 países en 2019 y advirtió que a diferencia de 4G, este nuevo desarrollo no se implementará con segmentaciones regionales tan marcadas geográficamente o en el tiempo, por lo que si estos contratos de licitación de espectro estuviesen listos, no habría porque retrasar alguna parte del mundo.

“El 5G es crucial para la innovación pero si tuvieran en orden como países como Estados Unidos allá se podría hacer algo mucho más inclusivo”, dijo Bansal.

De acuerdo con la consultora GSMA, se espera que a nivel global, la implementación de 5G se encuentre, hacia 2025, con una cobertura de un tercio de la población y dará soporte estimado a 1,200 millones de conexiones.

Los primeros países que disfrutarán de ello serán: Corea del Sur, Estados Unidos y Singapur. Seúl, en Corea del Sur, es a la fecha la ciudad que puede ya colgarse la medalla como una de las pioneras de brindar comercialmente esta tecnología mientras que en América Latina, México incluido, la llegada de 5G se estima en un mediano o largo plazo, dependiendo de las negociaciones por su infraestructura.

Para 2025, el 59% del total de líneas móviles en Corea del Sur serán 5G, mientras que en Japón ese porcentaje será del 48%, del 49% en Estados Unidos y del 29% en Europa.

En la línea de tiempo con la que avanzarán las regiones hacia 5G, para 2025 América Latina se ve más rezagada, según datos de GSMA.

En 2025, la conexiones 5G en Latinoamérica y el Caribe serán el 8%, en el Norte de África y Oriente Medio, el 6%, y 3% en África Occidental, según los datos de GSMA. Marisa Viveros, Vicepresidente de IBM en estrategia y soluciones globales de telecomunicaciones advirtió que otro componente que hay que tomar en cuenta para el desarrollo de esta red y sus servicios tiene que ver con la curva de inversión y adopción de estos proyectos, la cual tomará de entrada un espacio de cinco años.

“Falta espectro e inversión en más infraestructura como radio bases, pero los operadores ya están en el camino para llevar sus servicios hacia allá. Hay cosas que las empresas de telecomunicaciones ya pueden comenzar a hacer para ir hacia allá, como la nube o poner aceleradores a sus redes 4G y LTE para después hacer inversiones; el ciclo de inversión es de cinco años al menos, de los pilotos a que llegue a los consumidores”, dijo Viveros en entrevista con Expansión.