El ayuntamiento de Puebla invertirá 35 millones de pesos en el programa de Presupuesto Participativo, en el que habitantes de las zonas con alta marginación decidirán qué obras realiza el gobierno para mejorar su calidad de vida; el recurso es 7.9 por ciento menor que en 2018.

En rueda de prensa, Marcela Ibarra Mateos, titular de la Secretaría de Desarrollo Social Municipal (Sedesom), señaló que el recurso es tres millones de pesos menor al de 2018 porque su interés es mostrar las posibilidades del programa con un presupuesto “conservador” aunque representa el 55 por ciento de recursos propios del ayuntamiento de Puebla.

Señaló que para 2020 el Programa Participativo tendría una ampliación presupuestal, la cual no precisó a cuánto ascendería.

Aplicacaciones en zonas de mayor rezago 

En su intervención, Jorde Arturo Abascal Jiménez, director de Programas Sociales de la Sedesom, explicó que en julio próximo comenzarán la aplicación del formato de necesidades en las 19 localidades donde identificaron mayor grado de rezago social: San José Xacxamaya, Nanacamilpa, El Rosario La Huerta, Tierra Colorada, San José Buenavista, Ojotla.

Así como Xaxahuen, San Antonio Arenillas, La Caraqueña, San Isidro Tlacostepetl, Tlanvuaya, Loratlán, Tlacaele, Tecaxtétl. Xacxamayo, Pipilatzin, San Nicolás Coatepec, Covoyonotly y Tezoquiapan.

Los ciudadanos podrán elegir de un listado las tres necesidades que consideren más importantes para su comunidad entre las que se encuentran la creación de centros culturales o espacios educativos, centros de salud y rehabilitación, centros de desarrollo comunitario, apoyo a espacios públicos (iglesias, escuelas, etcétera), mejoras o instalación de servicios de alumbrado y alcantarillado, o bien mayor seguridad pública o mejoras de parques y calles.