El director de Desarrollo Económico de Apizaco, Javier Llera Martínez, llevó a cabo el cierre de la terminal de autobuses conocida como ‘’Teotihuacanos’’, por incumplimiento de licencia de funcionamiento desde 2006 a la fecha, y tras hacer caso omiso se tomó dicha determinación.

Asimismo, detalló las irregularidades con las que operó por 12 años esta terminal, correspondientes al pago del agua potable, ‘’tienen 2 tomas activas, en una pagaban lo mismo que cualquier tienda de conveniencia de las más chicas, 585 pesos bimestrales y en la otra con todo y sanitarios públicos, lavado de autobuses, estacionamiento, y la suma de sus descargas al drenaje, aproximadamente mil 170 pesos el bimestre, pese a estar registrados ante SECTE como terminal’’.

Además, dicho establecimiento no cuenta con dictamen de Protección Civil ni de Ecología, y ante CAPAMA, sus tarifas no corresponden a sus tomas de agua, por lo que desde el año pasado se le invitó al responsable del establecimiento a cumplir con la documentación con la que todos los comercios operan en la ciudad rielera, y debido al incumplimiento no hubo más privilegios y se llevó a cabo la suspensión.

Cabe resaltar que el servicio no fue interrumpido, pues continúan con sus labores sobre la calle, ‘’tenemos a la mano las notificaciones que les hicimos llegar, y aun así les dimos 5 días más y persistieron en no ponerse al corriente, hemos aplicado todo el peso de la ley desde los negocios más pequeños, y éste no sería la excepción, por respeto a quienes cumplen al cien por ciento con su documentación’’, finalizó el funcionario.