Debido a la mala calidad de aire que padece la capital poblana, la Dirección de Protección Civil del estado emitió recomendaciones, entre ellas reducir el uso de automóviles y evitar actividad física en exteriores. 

Al respecto el gobernador, Guillermo Pacheco Pulido explicó  que los niveles de contaminación que padece la ciudad de Puebla es producto de las emisiones del Popocatépetl, los incendios forestales y el clima.

En tanto, el director de Protección Civil, César Flores explicó que la bruma que cubre la zona urbana es un fenómeno meteorológico conocido como "calima", que consiste en la presencia de particular muy pequeñas de polvo, arcilla, arena o ceniza en suspensión.

"Estos componentes son capaces de refractar la luz solar, produciendo un color rojizo durante los atardeceres. En este caso se trata de partículas de ceniza y humo producidos por los incendios forestales de gran extensión que se han registrado en el país, y que son transportadas por el flujo de vientos en el nivel medio de la troposfera (entre los 3000 y 5500 metros de altitud aproximadamente) hacia los estados del centro del país", agregó. Además se destaca la necesidad de que la población tome medidas pues la partículas contaminantes "son la causa de muchas enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Por su composición y tamaño es difícil que se dispersen en el aire y es más fácil que entren a los pulmones del ser humano y se alojen en ellos.

El gobernador, insistió en evitar actividades al aire libre, por lo que la Secretaría de Educación Pública (SEP) ordenó suspender en todas las escuelas el recreo para evitar daños a la salud de los menores.