La compañía estadounidense de transporte privado Uber y Hyundai Motor de Corea del Sur se unen para desarrollar taxis aéreos y se integran a la carrera para lanzar autos voladores en las grandes ciudades.

Su taxi aéreo totalmente eléctrico para cuatro pasajeros, cuyo prototipo se presentó en el Consumer Electronics Show (CES) en Las Vegas la semana pasada, contará inicialmente con un piloto, pero con el tiempo se volverá autónomo, señaló Uber.

Además, indicó que tiene como objetivo realizar vuelos de prueba este año y espera comenzar las operaciones comerciales en tres años.Uber considera que el servicio aéreo, uno de los aspectos más futuristas de su visión para convertirse en el “Amazon del transporte”, es una forma de sacar a la gente de los autos de propiedad privada para que entren en su red de vehículos compartidos.

Sin embargo, el panorama regulatorio para los taxis aéreos se mantiene en gran medida indefinido. Hyundai, el quinto grupo automotriz más grande del mundo junto con su filial Kia Motors, está tratando de alcanzar a los rivales más grandes en tecnologías emergentes, con los consumidores que cada vez más prefieren el acceso a la propiedad, una tendencia que contribuye al descenso en las ventas de automóviles en todo el mundo.

“Nuestra visión de la movilidad aérea urbana transformará el concepto de transporte urbano”, dijo Jaiwon Shin, jefe de la división de movilidad aérea urbana de Hyundai. La compañía contrató a Shin, un exingeniero de la NASA, el año pasado para dirigir su desarrollo de movilidad aérea urbana, y planea invertir 1,500 millones de dólares (mdd) en el negocio para 2025.Uber dijo que Hyundai fue el primer grupo automotriz en inscribirse al proyecto. La filial de Boeing, Aurora Flight Sciences, también es socio.

“Creemos que Hyundai tiene el potencial de construir vehículos Uber Air a tasas nunca vistas en la industria aeroespacial actual, produciendo aeronaves confiables y de alta calidad a altos volúmenes para reducir los costos de pasajeros por viaje”, dijo Eric Allison, jefe de Uber Elevate, la división aérea de Uber. El taxi volador está diseñado para despegar y aterrizar verticalmente, con un recorrido de aproximadamente 96.5 kilómetros y una velocidad máxima de 289.6 kilómetros por hora.

Se espera que el mercado de taxis aéreos tenga un valor de 1,500 mdd al año para 2040, de acuerdo con un informe del año pasado de Morgan Stanley, con el tráfico de pasajeros que constituya 851 mdd.Uber, a través de un proyecto inspirado en la NASA, proporcionará a los socios servicios de apoyo en el espacio aéreo y conexiones para el transporte terrestre, mientras que Hyundai producirá y desplegará los vehículos aéreos.

Euisun Chung, vicepresidente de Hyundai, dijo en el CES, que la compañía continuaría colaborando con los líderes de la industria en desarrollos tecnológicos a medida que los fabricantes de aviones, fabricantes de automóviles y empresas tecnológicas se amontonan en el segmento.Boeing, el fabricante estadounidense de aviones, está trabajando con Porsche, la marca de automóviles deportivos de Volkswagen, para desarrollar el prototipo del vehículo eléctrico volador, mientras que Geely, el grupo automotriz chino, tiene una participación minoritaria en la startup alemana de los taxis voladores Volocopter. Sin embargo, los expertos dijeron que va a tomar mucho tiempo para que los autos voladores estén disponibles comercialmente al tener en cuenta los enormes retos tecnológicos y regulatorios.

“Necesitan construir un ecosistema y una cadena de suministro en ausencia de un marco regulatorio. Un automóvil volador también requiere tecnologías mucho más avanzadas que los vehículos autónomos”, dijo Lee Hang-koo, investigador del Korea Institute for Industrial Economics & Trade.