Por primera vez en la historia de la medicina se ha logrado trasplantar con éxito un pene junto con el escroto y parte del abdomen. El miembro sigue funcionando un año después de la intervención.

La osada operación fue llevada a cabo en el hospital John Hopkins, en Baltimore (EEUU), y el paciente fue un soldado norteamericano al que en 2010 le explotó una mina en Afganistán. En la explosión resultante el joven perdió parte de las piernas, los órganos reproductivos y la parte inferior del abdomen.

El fragmento trasplantado pesaba más de dos kilos y medía 25 centímetros de ancho. La operación duró 14 horas y fue llevada a cabo por 11 cirujanos, quienes cosieron cientos de diminutos vasos sanguíneos, algunos de los cuales solo tenían uno o dos milímetros de diámetro.

Antes de este caso solo hubo un intento de trasplantar un pene en China en 2006 que por desgracia acabó mal: el órgano trasplantado sufrió una necrosis por el rechazo del cuerpo. Además, estaba involucrado el aspecto psicológico, donde la esposa del paciente estuvo en contra, por lo cual el pene fue retirado poco después de la operación.

Por su parte, los médicos estadounidenses decidieron realizar la operación en 2013 y durante cinco años estuvieron preparándose para el complicado caso. En este transcurso de tiempo realizaron experimentos sobre cadáveres y buscaron a un donante idóneo.

Mientras lo hacían, realizaron tres operaciones similares, dos en Sudáfrica y una en EEUU. No obstante, en aquellos casos la escala de las intervenciones fue menor, puesto que solo se trasplantados los penes y sus partes. El trasplante realizado por los especialistas del hospital John Hopkins era especialmente complejo, ya que fue transferido no solo el pene, sino también el escroto y parte del abdomen.