El temido mosquito tigre asiático está usando exitosamente huevos con forma de 'cápsula del tiempo' para sobrevivir en condiciones que son más frías que las de su territorio nativo.

Los mosquitos del norte se han adaptado a los inviernos más fríos, en comparación con sus contrapartes del sur.

Esta nueva evidencia de una rápida adaptación local --descrita en una investigación de la Universidad de Washington en St.Louis-- podría tener implicaciones para los esfuerzos por controlar la propagación de esta especie invasora, que se considera un "vector competente" de numerosos patógenos que son relevantes para los humanos, incluidos los virus Zika, chikungunya y dengue.

El trabajo se publica en la edición del 21 de agosto del Journal of Applied Ecology.

"Todo esto ocurrió en un período de 30 años", dijo el biólogo Kim Medley, director del Centro de Investigación Tyson y primer autor del nuevo estudio. "Este vector de enfermedad ha evolucionado rápidamente para adaptarse a los Estados Unidos.

El hecho de que esto haya ocurrido en un límite de rango puede sugerir que existe la posibilidad de que la especie continúe extendíendose más hacia el norte".

Los mosquitos responden al inicio del invierno poniendo huevos de diapausa, literalmente, huevos de desarrollo retrasado. Estos huevos especiales contienen un embrión fertilizado que se encuentra en un estado de casi hibernación y tiene un metabolismo muy lento. El resultado es casi como una cápsula del tiempo del mosquito.

La capacidad de producir huevos que pueden esperar para eclosionar no es algo nuevo. Esta técnica ayuda a los mosquitos a sobrevivir el frío del invierno, pero también funciona en condiciones secas. Todos los mosquitos ponen sus huevos en o cerca del agua estancada, y las larvas necesitan eclosionar en agua estancada. Pero pueden sobrevivir secándose en el medio.

Nota completa AQUÍ.