La luz es uno de los mensajeros más eficaces: nos ha permitido recibir información del Universo, a nivel micro y macro.

Su importancia en la vida cotidiana, el desarrollo del mundo, el conocimiento y la tecnología abren siempre nuevas interrogantes, así como posibilidades para dilucidar nuestro origen y el camino que han de seguir la ciencia y la innovación tecnológica, así lo expusieron cinco académicos del área de biología, antropología, electrónica y física que participaron en el II Congreso Internacional de la Luz, Ciencia, Arte (II-CILCA).

Eugenio Ley Koo, físico de la UNAM; Alejandro Pedroza Meléndez, doctor en Ingeniería Biomédica, adscrito a la Agencia Espacial Mexicana; José Luis Sánchez Salas, doctor en Biología de la UDLAP; Luis Adolfo Orozco, físico de la Universidad de Maryland, Estados Unidos, y Eduardo Merlo Juárez, maestro en Ciencias Antropológicas, hablaron de sus experiencias con el estudio de la luz y cómo desde sus disciplinas incide en el conocimiento y en la cosmovisión que tiene el hombre.

El doctor Ley Koo destacó que en la ciencia las conexiones son muy importantes, así que todo dependerá del cristal con que se miren las cosas, pues aseguró que el estudio de la luz se dio por la interacción que esta tiene con la materia, por eso interesa tanto a un químico como a un físico.